En la ciudad: reseña de la peli

en-la-ciudad-02Cesc Gay debe ser una persona interesante, o por lo menos debe ser un gran conocedor de la humanidad, al menos viendo cómo escribe los personajes y los diálogos de sus películas. ¡Y quizás no tenga mucha fe en esa misma humanidad que sabe reproducir tan bien en la gran pantalla! Digo esto después de haber visto En la ciudad (2003), pero de Gay también he visto Una pistola en cada mano (2012), Truman (2015) y también la comedia teatral Los vecinos de arriba.

En la ciudad cuenta las historias de cuatro parejas de amigos, cada una con varios problemas. La pareja formada por Eduard Fernández y Vicenta Ndongo está lidiando con la traición de uno de los dos. Miranda Makaroff es la amante menor de edad de su profesor de música interpretado por Alex Brendemühl. Chisco Amado está casado y tiene una hija con Mónica López a quien vemos muy apática. Y María Pujalte es una mentirosa compulsiva que comienza una relación con Jordi Sánchez más por aburrimiento que por otra cosa.

Como habréis adivinado, ninguna de estas historias es particularmente positiva, y ¡estoy usando un eufemismo! La película tiene un gran ritmo, pero la atmósfera es melancólica casi todo el tiempo. De hecho, es un drama con un toque de romanticismo, a pesar de que el mensaje final esté lejos del amor que triunfa sobre todo. En ningún momento se ríe o sonríe, algo sorprendente dado que Gay ha demostrado cierto talento cómico, por ejemplo con su primer (y por ahora único) trabajo teatral. ¡Mucho más que con sus películas!

Como director, se divierte en esta película rodando con planos secuencias como si no hubiera un mañana, parece que le gustan un montón a Gay. En una peli que salta continuamente de una pareja a otra, el uso masivo de estos planos ayuda a dar estabilidad a la narrativa y hace que la historia sea muy fluida (como lo son los movimientos de la máquina) a pesar de la inevitable fragmentación de la historia. Esto denota una gran preparación del rodaje, dado que, en general, un plano secuencia es más difícil de rodar que una escena grabada de manera estándar. También se puede ver la atención en las escenografías, con el uso de apartamentos y lugares reales en Barcelona (por ejemplo, es fácil reconocer una buena librería en el Passeig de Gracia). Cada apartamento refleja las personalidades de los personajes que viven en él: caótico y pobre el del maestro de escuela, amueblado con gusto y moderno el del arquitecto, muy acogedor el de la familia con un niño pequeño …

En definitiva, para mí esta En la ciudad se combina con Una pistola en cada mano y ofrece una visión de la vida de pareja en Barcelona, ​​una visión bastante deprimente pero también muy realista. A mí Gay me recuerda el Woody Allen de Manhattan (1979), pero en una versión catalana y menos burguesa. Si se supera la sensación de desorientación inicial debida a la gran cantidad de personajes, es fácil quedarse atrapado en las historias que se entrelazan en esta trama romántica, pero lejos de los tonos de las comedias románticas más populares de Hollywood. Ciao!


Enlaces adicionales:


Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo di WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione /  Modifica )

Google photo

Stai commentando usando il tuo account Google. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione /  Modifica )

Connessione a %s...