Mientras dure la guerra: reseña de la peli

mientras_dure_la_guerra-451712202-largeAlejandro Amenábar es un artista excepcional. En veinte años, ha realizado seis películas y cinco de ellas son excelentes (veánse Mar adentro, 2004, o The Others, 2001, por ejemplo), incluido su debut cuando tenía 24 años, Tésis (1996). Escribió y dirigió las seis películas, y solo en el caso de Agora (2009) no compuso también la banda sonora. Como desafortunadamente su penúltima película (Regression, 2015) es la más débil de su filmografía, fui al cine para ver su último trabajo con expectativas bajas. Y ahora que acabo de salir, estoy contento de poder decir que la última peli de Amenábar, Mientras dure la guerra, es realmente espectacular.

La peli nos muestra al escritor Miguel de Unamuno (Karra Elejalde) al estallido de la Guerra Civil en España en 1936. Como rector de la Universidad de Salamanca, de Unamuno inicialmente apoyó al bando sublevado contra la República, pero luego sus sentimientos hacia los fascistas y los falangistas se enfriaron gradualmente también y sobre todo porque perdió a sus dos mejores amigos, Atilano (Luis Zahera) y Salvador (Carlos Serrano-Clark), arrestados y ejecutados sumariamente por ser el uno masón y el otro socialista. Poco antes de su muerte, el escritor pronunció un discurso histórico contra los golpistas, confrontándose con uno de sus líderes muy cercano al generalísimo Francisco Franco (Santi Prego), el general Millán-Astray (Eduard Fernández).

Escrita así, la trama podría hacerte bostezar y pensar que esta es la enésima película histórica aburrida y poco interesante, pero no podrías estar más lejos de la verdad. Amenábar le da un ritmo increíble a esta película, creando personajes muy interesantes y escribiendo diálogos intrigantes. El protagonista, Miguel de Unamuno, era un hombre, como dirían los ingleses, larger than life: sabio y polémico, aparentemente frío pero en realidad sentimental… y, con todas las diferentes opiniones políticas que mantuvo a lo largo de su vida, es el protagonista perfecto para contar la Guerra Civil española desde un nuevo punto de vista. Al mismo tiempo, el director ha tomado la difícil decisión de mostrar a los golpistas y sus luchas de poder que vieron triunfar a Franco incluso antes del final de la guerra. De hecho, el título de la película es emblemático, viniendo de una discusión crucial entre los generales fascistas en el día en que Franco se convirtió en su líder indiscutible.

El retrato que Amenábar hace de Franco es implacable: un hombre pusilánime y oportunista, con poca personalidad y casi un títere en manos de su hermano Nicolás (Luis Bermejo), su esposa Carmen Polo (Mireia Rey) y su amigo el general Millán-Astray, el glorioso mutilado, magistralmente interpretado por Eduard Fernández. En el enfrentamiento final de la película entre este último y Unamuno, es espléndido ver cómo la única respuesta del general a las palabras incontrovertibles del escritor sean eslogans vacíos a los que, además, Unamuno responde a tono. Pero este es solo uno de los momentos memorables de Mientras dure la guerra. Otros incluyen el montaje entre la primera reunión de los generales fascistas y el consejo de profesores de la facultad presidida por Miguel, y su última discusión con su amigo Salvador.

Pero lo más sorprendente de la película es que absolutamente todo es terriblemente actual. Las interminables discusiones que no conducen a nada entre la izquierda y la derecha, el avance de los fascistas con sus viejas y rancias ideas, la falta de atención a los intelectuales y académicos (un tema ya estudiado por Amenábar en Ágora)… aquí ¡se habla de la España de hoy, no solo de la de 1936! La película es dramáticamente actual, lo cual está clarísimo al leer las críticas en los medios: machacada por los de derecha y aclamada por los de izquierda (en un cine de Valencia algunos simpatizantes de extrema derecha interrumpieron la proyección de la peli para boicotearla al principio de octubre…). España sigue inexorablemente dividida en dos, y en un mes habrà elecciones políticas por segunda vez en un año porque las fuerzas políticas en el Parlamento no logran ponerse de acuerdo en nada, tanto que ni siquiera es posible formar un gobierno. El paralelo con la República de 1936, sus problemas y el estallido de la Guerra Civil no podría ser más evidente.

Si añadimos a todo esto una espléndida banda sonora, una fotografía maravillosa, escenografías y vestuarios cuidados hasta el más mínimo detalle, una perfecta elección de los actores, un guión redondo y una excelente dirección, diría que Mientras dure la guerra es una obra maestra que merece ser vista una y otra vez. Ciao!


Enlaces adicionales:


Una risposta a "Mientras dure la guerra: reseña de la peli"

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo di WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione /  Modifica )

Google photo

Stai commentando usando il tuo account Google. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione /  Modifica )

Connessione a %s...