El Hoyo: reseña de la peli

El Hoyo es una película de 2019 escrita por David Desola y Pedro Rivero y dirigida por Galder Gaztelu-Urrutia. Había leído buenas opiniones sobre la peli y finalmente pude verla, y me gustó mucho. ¿Y cómo podría algo entre Cube (1997) y Snowpiercer (2013) salir mal?

La trama, en dos palabras, es la siguiente. Goreng (Ivan Massagué) va a vivir durante seis meses en una especie de prisión vertical con un número indefinido de niveles conectados entre ellos por una especie de pozo central. En cada nivel están dos personas, y todos los días la comida desciende desde arriba por el pozo central y todos tienen dos minutos para alimentarse. Está claro que a los que están en los niveles inferiores llegan solamente las sobras de los que les preceden, y pronto se acaba la comida…

No quiero anticipar nada más que la trama, todo lo que escribí está explicado en los primeros cinco minutos de la película por Trimagasi (Zorion Eguileor), el compañero de celda de Goreng. Pero, como revelar algo sobre la película será inevitable, antes de empezar a hacerlo dejadme decir que El Hoyo es una joya de ciencia ficción / acción / terror que entretiene muy bien y al mismo tiempo contiene mensajes muy profundos. La peli trata muchos temas como el comunismo, la revolución, la religión, la economía, pasando inevitablemente por la estupidez humana y nuestra tendencia al conflicto fraterno.

Entonces eso es lo que vi yo en una película que me pareció tan profunda. Quizás la metáfora más obvia es la del hoyo que es nuestro mundo, nuestra sociedad. Hay recursos para todos, pero están mal repartidos y unos privilegiados lo tienen todo mientras todos los demás se matan para compartir las migajas (si hay algunas). Y ya aquí me ha parecido interesante cómo la distribución de la riqueza en la película es aleatoria: los presos se encuentran en los varios niveles al azar, un poco como en nuestra sociedad actual las familias más ricas son las que han heredado riquezas gracias a hechos ocurridos décadas si no siglos antes (y a menudo están relacionados a eventos sangrientos como guerras y conflictos).

Más en general, está claro que el mensaje de la película es que con un poco de sentido común (e incluso sin el comunismo, como teme Trimagasi) todos podríamos estar mejor, pero hasta cuando a los más ricos no les importe algo de lo que están peor que ellos, las cosas no mejorarán.

En cuanto al protagonista de la película, Goreng, se le puede ver como un mesías, como lo hace Imoguiri (Antonia San Juan), o como un revolucionario, o ambos. Hombre de cultura (opta por llevarse al hoyo un libro, el Don Quijote de Cervantes), sabe que el cambio en una sociedad no puede surgir espontáneamente, sino que debe iniciarse desde arriba como ha sucedido con todas las revoluciones pasadas, siempre producto de las acciones de grupos de élite y privilegiados (¡y la de Goreng será una revolución armada que dejará gente muerta por el camino!). Eso sí, al final él muere convirtiéndose en una especie de mártir, como les pasó a muchos mesías religiosos, pero al menos su mensaje llega al destinatario… ¿O no?

El final es otro punto fuerte de la película. El mensaje de Goreng es la panna cotta que debe volver al nivel cero, al menos inicialmente. La panna cotta debería dejar en claro a los responsables que las personas no necesariamente se matan unas a otras para sobrevivir, sino que logran colaborar e incluso renunciar a recursos valiosos. Después, el mensaje se convierte en la niña, la único inocente de la sociedad. Pero, ¿existe realmente esa niña? ¿O es solo el delirio del moribundo Goreng? ¿Es plausible que en un nivel tan bajo sobreviva una niña a la que nunca llega comida? Parece difícil…

Eso sí, si la niña estuviera allí, El Hoyo sería aún más parecida a Cube, donde se salva el único inocente, el chico con un retraso mental. Pero aquí el final parece ser más oscuro: no hay fondo del hoyo y la sociedad se basa en montones de muertos explotados para mantener los privilegios de unos pocos. Esto parece sugerir la escena del cocinero enojado con sus ayudantes por una panna cotta imperfecta y por lo tanto no comida por los huéspedes del hoyo… Si fuera así, sería un final verdaderamente duro: no solo llega al nivel cero la panna cotta, no la niña, sino el mensaje no es entendido por los que están en la cúspide de la sociedad.

La belleza de un final abierto bien escrito como este es que las dos interpretaciones son plausibles, por lo que la película ofrece un final optimista a los espectadores que quieran verlo así. Concluyo diciendo que son muy buenos también todos los actores, los efectos especiales, y la dirección, que convence incluso en las escenas más sangrientas. ¡El director, en su debut, demuestra tener una buena mano en todos los géneros tocados por su película! Recomiendo sin duda ver El Hoyo, yo he llegado un poco tarde pero finalmente la he visto, ciao!


Enlaces adicionales:


Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo di WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione /  Modifica )

Google photo

Stai commentando usando il tuo account Google. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione /  Modifica )

Connessione a %s...